PREESCOLAR Y TAREAS DE LA PANDEMIA EN CASA

(Colaboración de la Mtra. Malinche Lara Reyes,  destacada profesora ATP de preescolar en Campeche)

En esta época de estar en casa lo más que podamos, y a propósito del próximo regreso virtual a clases, me parece importante reflexionar sobre lo más valioso que tenemos, nuestros niños:

La mayoría de las niñas y los niños que egresan del Preescolar no saldrán leyendo y escribiendo de forma convencional; el propósito del nivel, en este sentido, prioriza el desarrollo del lenguaje oral; pondera que las alumnas y los alumnos se expresen más y mejor, comuniquen ideas, pensamientos y afectos; que amplíen sus capacidades motrices, sociales y emocionales a través de invaluables experiencias de aprendizaje en las cuales además logren regular sus emociones, adquieran mayor confianza y seguridad en sí mismos; entre otros muchos aprendizajes esperados que lograrán al término del nivel.

Pero de ninguna manera se espera que los niños egresen leyendo y escribiendo de forma convencional. Y aunque algunos pequeños lo harán (lo cual tampoco se debe demeritar) para la generalidad, éstos son logros que se consolidarán hasta aproximadamente el segundo grado de la Educación Primaria. Y no es que unos niños sean más listos que otros, o que no haya hecho “suficiente” la maestra ni los padres en casa; sucede que cada niño tiene un ritmo de aprendizaje particular que hay que respetar.

Cómo cuando eran más pequeños y comenzaban a caminar o hablar ¿recuerdan mamá y papá? Unos lo hacían primero y otros después pero finalmente –y si no hay algún factor que lo impida- todos lo lograron tarde o temprano.

Lo anterior no quiere decir que en el Nivel Preescolar no se favorece el aprendizaje de la lectura y escritura, todo lo contrario, es menester en esta etapa dar a los alumnos experiencias de aprendizaje en las que descubran por qué la lectura y escritura son tan importantes en la sociedad y surja en ellos la necesidad inminente de saber qué dicen los cuentos que tanto les gustan, cuáles son sus pertenencias -al identificar su nombre- y en general puedan comunicarse mejor. Y me consta que la mayoría de las maestras en este nivel ponen todo su empeño para realizar actividades que favorecen el desarrollo del lenguaje oral y escrito y despierten en los alumnos el gusto por la lectura de mil variadas y creativas maneras.

Los docentes tenemos un camino que inicia en el Jardín de niños y hasta por lo menos el segundo grado de Primaria, para acompañar a nuestros alumnos a hacia ese maravilloso encuentro con las letras y las formas de escritura convencional. Algunos llegarán primero y otros después, pero sin duda, lo harán entre los 5 y 7 años. Por ello, no los llenemos con planas o ejercicios motrices sin sentido.

El aprendizaje de la lectura y escritura, debe ser un viaje maravilloso. Brindemos a los niños oportunidades para jugar con el lenguaje, leamos cuentos, inventemos nuestras propias historias. Juguemos con los nombres propios, encontrando diferencias y similitudes en las letras que los forman.

Compartamos con ellos rimas, poemas, adivinanzas, trabalenguas; hagamos cartas y recados para los que amamos; descifremos instructivos y recetarios para armar y crear ¡juguemos, juguemos! Lo mismo se debe hacer en casa. Lo anterior aunado a la carga afectiva de la familia, dotará a los niños de vivencias de aprendizaje significativas e inolvidables. Especialmente en estos días.

Y cuando sea el momento valoremos las variadas competencias que trae consigo un niño que llega a la Primaria y que aún no lee o escribe convencionalmente, pero que pronto lo logrará; tal vez ese pequeño o pequeña interpreta maravillosamente los cuentos que lee, o dibuja precioso. Quizás es bueno o buena para ayudar a los demás, quizás le guste cantar, decir poemas, etc. Y así podemos encontrar un sinfín de habilidades y conocimientos para potencializar.

Definitivamente sabemos que no todos nuestros alumnos van a ser doctores o ingenieros, pero sin duda habrá quien querrá ser pintor, diseñador, músico o bailarín. ¡Que afortunada diversidad! ¿Verdad? Y que afortunada oportunidad como formadores tenemos de ayudarlos a descubrir lo que les gusta y sus talentos.

Y dejémosles ahora ser niños sin forzar el aprendizaje de la lectura y escritura con engorrosos de ejercicios de copia y repetición carentes de sentido. Ya lo dijo la gran Emilia Ferreiro “La copia es apenas uno de los procedimientos para apropiarse de la lectura y escritura, pero no es el único (ni siquiera el más importante)”. Porque los procesos de lectura y escritura van más allá de actos de repetición, o memorización. Leer y escribir son procesos mentales. Conectan el corazón y la razón, para expresar ideas, experiencias, sentimientos…

Ponderemos pues, los intereses y capacidades individuales, de nuestros niños, respetemos sus ritmos de aprendizaje, como maestros, como padres, para que vuelvan fortalecidos cuando se abran de nuevo las rejas de las escuelas, las puertas de las aulas y se inunden otra vez esos espacios educativos con sus gritos y sus risas; que predomine la alegría por volver, por aprender; son los alumnos quienes dan sentido a nuestra labor docente

Y esperemos llenos de buenas expectativas a los niños que llegarán a culminar este ciclo – si esto es pertinente- o al primer grado de Primaria cuando inicie el nuevo ciclo escolar.

Abrazos cordiales a la distancia…

Malinche Lara Reyes

mali_preesc2

Author: Innovación y Asesoría Educativa AC

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>