LA SUPERVISIÓN ESCOLAR EN TIEMPOS DE PANDEMIA

Llegó el receso, ni cuenta nos dimos. El coronavirus ha llenado de polvo las aulas, secado los plumones de pizarrón, y detenido las risas en los pasillos.  ¿Qué puedo hacer como supervisor para gestionar apoyo desde mi casa, a las casas de los docentes y de los alumnos?

Exponemos algunas ideas. Seguramente no aplicarán para todas las regiones del país, puesto que tenemos una gran heterogeneidad de situaciones, contextos y número de escuelas en cada zona escolar. Será importante que cada supervisor, genere sus propias adaptaciones y utilice la creatividad para contribuir a un clima de aprendizaje, paz y esperanza en la vida de los estudiantes de educación básica.sup2

  1. PRIORIZAR LA SALUD. Generar un reporte de la condición de salud física y mental de sus profesores y alumnos mediante la comunicación por celular. Detectar si entre la comunidad escolar hay casos de confirmación positiva del virus, y brindarles al menos apoyo moral con mensajes de aliento desde la supervisión y de parte del resto de la comunidad escolar, si es el caso, estar pendientes del progreso de la enfermedad.

Se puede hacer una lista del total de los directores, y a su vez pedirles que hagan una lista de los docentes. Los maestros pueden hacer listas de los estudiantes, y verificar cada 15 días si están bien, si hay familias de directores o docentes que se encuentran padeciendo escasez de alimento o alguna otra situación difícil, y apelar a la solidaridad de la comunidad educativa para brindar apoyo básico.

Hacer la lista de estudiantes con los que se perdió totalmente la comunicación porque no tienen medios para pagar datos de celular u otro tipo de recurso, para brindarles mayor apoyo en cuanto se retomen las actividades.

 

  1. REFORZAR LAS CAMPAÑAS DE SALUD E HIGIENE. Solicitar a los docentes que sigan las medidas indicadas por las autoridades, promover el intercambio de información verídica en la zona: casos positivos, medidas locales, lugares donde adquirir alimentos, servicios a domicilio, entre otros. Difundir la información emitida por la SEP sobre el calendario escolar, apoyo de actividades en televisión, cursos on line, etc.

 

  1. CONSTRUIR REDES DE AYUDA. Entre la comunidad escolar, suele haber colegas más afectados, por ejemplo, los intendentes escolares, profesores mayores, padres o madres de familia en condiciones de pobreza. Se puede generar una despensa cada 15 días con la colaboración de todos y entregarla a los más vulnerables. Otras ideas es promover el trueque de bienes y servicios abierto en algún grupo con el celular, formulado con esa finalidad. Así podemos ayudar a los familiares de los docentes a continuar teniendo trabajo (plomeros, veterinarios, dentistas, jardineros, etc. etc.)

 

  1. GENERAR UN INTERCAMBIO CREATIVO DE ESTRATEGIAS DE APRENDIZAJE EN CASA. Si notan, es hasta este cuarto punto que tocamos el tema escolar, pues hay otras prioridades sin duda en este momento. Sin embargo, debemos promover también por sanidad emocional, seguir adelante con el trabajo docente de una forma alternativa. Se pueden enviar audio cuentos, ligas a sitios de interés, a aplicaciones de aprendizaje (por ejemplo, para memorizar tablas de multiplicar, hacer juegos de palabras, etc.) a través del celular, y compartir las ideas de cómo han estado promoviendo el trabajo escolar en casa de los estudiantes, ejemplos de casos exitosos, fotos de trabajos realizados por los alumnos, entre otros. Es importante hacerlo de una forma abierta, y no sancionadora, animando más que controlando. También se puede organizar la lectura conjunta de un libro de interés para todos en relación al trabajo docente, existen muchas versiones de Freire, didáctica, artículos, películas, en las que como colectivo pueden comprometerse a reseñar o leer en paralelo.

 

  1. PULSAR EL TRABAJO DOCENTE. Invente formatos sencillos para que los docentes reporten las actividades más importantes que hicieron a distancia con sus alumnos, o incluso si no lograron hacer nada, para sustituir la exigencia de la planeación que normalmente se realiza. Permita que los docentes escriban su experiencia, sin miras como hemos dicho a sancionar, sino a mantener el contacto humano entre los miembros del magisterio, y tener la información necesaria de lo que se está haciendo, para que en caso de que se retomen las actividades normales, se tenga un punto de partida para tomar decisiones sobre el progreso de los alumnos, y la organización de los aprendizajes.

 

  1. PREPARAR LA SANITIZACIÓN DE LA ESCUELA PARA EL REGRESO A CLASES. Revisar los recursos de limpieza, y humanos con los que se cuenta, para organizar una desinfección profunda de las instalaciones en cuanto sea posible regresar a la escuela, pues en muchos casos será necesario organizar la participación de los padres de familia. Prepararse para que, una vez iniciadas las clases, se tengan roles y estrategias para conservar el mantenimiento de las condiciones de higiene que aseguren el mínimo de disposiciones, y disminuir el riesgo sanitario.

Esperemos que estas ideas sean útiles, y que se comunique con nosotros si desea compartir sus experiencias y contar con la presencia de alguno de nuestros asesores en sus sesiones de CTE.

Author: Innovación y Asesoría Educativa AC

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>